lunes, 11 de octubre de 2010

¿Zapatos y pareja a la medida?

Creo haber encontrado similitudes entre el proceso de comprar zapatos y el de elegir pareja. Me explico. A veces, emito juicios equivocados por creer estar ante un zapato u hombre hecho a mi medida.  Ya se imaginaran que al llegar a casa descubro que ambas "compras" no eran tan cortados a mi medida como había supuesto. Al querer salir con ellos a dar una caminata, en ocasiones, he sentido llevar unos zapados que no eran mi número.

No logro entender por qué el zapato no se siente ni se ve igual. Por ejemplo, el sábado fui a comprar unos tenis que me hacían falta. Ya en una zapatería  tropecé con un par que a primera vista parecían ser lo que buscaba. Me los puse y me quedaron bien. Me gustaban, pero a pesar de  gustarme y quedarme bien, había algo en estos tenis que no podía obviar: tenían  una línea rosada al rededor de la suela que a mí me fastidiaba muchísimo.

Me gasté no se cuánto tiempo analizándolos, midiéndomelos y tratando de convencerme de que eran lo tenis que buscaba -a pesar de la línea rosada. Me decía: "el diseño es precioso,  poco común, te quedan bien, cómpralos ya." Pero dentro de mí, una voz que no podía, ahogar me gritaba que no los comprara, que no eran para mí. Insistía: "si tan sólo no tuvieran esa línea rosada serían perfectos para mí."

Unos minutos después,  comprendí que esa línea rosada era parte integral de su diseño, y de su composición, me gustara o no.  Me pregunté entonces, ¿te gustan tanto como para aceptar la línea rosada? Desde hacía mucho rato sabía que no... pero quería que la compra se materializara, a pesar de la línea rosada que tanto me disgustaba.  Al pasar el tiempo fue cada vez más evidente que esa línea rosada, mis necesidades y mis gustos eran irreconciliables.  Acepté que estaba ante un abismo insalvable, y desistí.

Un poco desilusionada por el fracaso anterior, seguí buscando los tenis que necesitaba, pero sin el entusiasmo inicial. De pronto, no muy lejos de mis antiguos favoritos, había otro par de tenis, que a simple vista tenían poco que ofrecer. No eran llamativos como los anteriores, no tenían nada extraordinario, eran de color oscuro. Su presencia no suscitó en mí la sensación de estar ante un par de zapatos fenomenales, porque simplemente eran comunes y corrientes. Eran bonitos, de un color que uso con frecuencia,  y más importante aún, eran mi número.

Los bajé del tramo, los miré, me los puse y di unos pasos con ellos. No encontré ni línea rosada ni ninguna otra característica suya que me repulsara. Sin hacer ningún esfuerzo supe que esos zapatos eran los que yo necesitaba, a pesar de no ser los que quise originalmente. Me los llevé a casa, y me sentía segura de haber elegido bien. La ausencia de una línea rosada o cualquier otra característica que me irritara, lo corroboraba.

Es cierto que estos tenis no eran tan llamativos como los anteriores. Sin embargo, eran los tenis que yo quería sólo que los había encontrado en un color distinto y con cordones satinados. Al mirármelos y sentírmelos en los pies no me molestaba absolutamente nada. . Era obvio que los cordones satinados y su color gris eran características no deseadas con las que yo podía lidiar. Estoy feliz con mis nuevos zapatos por éstos si están hechos a mi medida...

15 comentarios:

  1. Sonia, por favor, nos ha desmoralizado. ¡Caballeros, compararnos a unos tennis con rayas rosadas! ¡Virgencita Guadalupana has algo por nosotros!

    ResponderEliminar
  2. Hola Argenida!

    Majarete, ¿de veras eso leíste?...? La verdad entonces que lo escribí muy mal, porque así no iba el asunto. Ni siquiera es de "ustedes" de lo que se trata sino de mí y mis afanes de enderecer palos torcidos... y etc... ja, ja!

    ResponderEliminar
  3. Sonia relájate, solo quice darle un toque gracioso al tema, y a la bendita rayita pink

    ResponderEliminar
  4. Pero si no estoy alterada, para nada, Majarete, al contrario estoy súper relajada en casa, tomándome un te y andando por Internet! Mira que hoy ni siquiera trabajé! Imagínate que día tan chévere con temperatura excelente...

    ResponderEliminar
  5. Sonia, en West new York NJ, las escuelas abrieron y tengo entendido que en NY estuvieron cerradas. Pensaba que hoy seria un dia no laborable en todas las escuelas, ¿Por qué las diferencias entre ciudades y estados?

    ResponderEliminar
  6. No me queda claro el porqué. Lo que si sé es que Columbus Day no es un feriado federal. Creo que ésa es la razón por las que no todas las escuelas del país estuvieron cerradas. Las hijas de mi amiga tuvieron clases hoy y ellas viven en la Florida
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Buena metáfora. Es divertida y dice mucho . Un abrazo Lola
    http://boheme.zruspas.org

    ResponderEliminar
  8. Como se queda mejor..su pareja o los tennis?

    ResponderEliminar
  9. Hola Sonia.

    Me gusto mucho este post. Si pudiese usar la misma metafora en lo que se refiere a las parejas... Antes buscaba tennis y zapatos despanpanantemente atractivos, mi gusto cambio a juzgarlos solo por su simpleza y monocromatismo, pero ahora me quedo con los que por encima a como se vean calzen y se sientan super bien... sin importar que nadie me diga que son feos! :)

    Que tengan todos un buen dia! Saludos especiales a mi querida amiga Argenida!! :)

    ResponderEliminar
  10. QUE BUENO QUE VOLVISTE A TUS ANDANZAS... ME ENCANTO ESTA REFLEXIÓN...

    ResponderEliminar
  11. Gracias Lola, me divertí escribiendo el post... y en verdad, lo concebí en el centro comercial, lol.

    Anónimo no entendí lo que me preguntas.

    Anónimo reincidente :). Me alegro que te haya gustado el post. Ahora te ha dado con Argenida, lol.

    Benajmín, bien sabes que no puedo no regresar, lol.

    Sandy, creeme que a mi también me ha pasado varias veces, y no siempre con zapatos... :(

    Abrazos queridos lectores, ¡vaya honor que me hacen al leer mis ocurrencias! Gracias!

    ResponderEliminar