martes, 6 de noviembre de 2007

La breve dicha de Raúl

Raul era un hombre feliz a pesar de las dificultades. La llegada de María y Carlitos lo habían transformado, con su presencia él había vencido un pasado añejo y un futuro ilusorio; sí, Raúl había empezado a vivir, y era feliz. Todo le parecía distinto, más pleno, hasta su apartamento parecía haberse ensanchado. No hacía mucho que había descubierto que detrás de la montaña de ropa que había acumulado por meses, había un clóset oculto. La noche de la tragedia, como todas la noches, cuando el reloj marcaba las ocho, Raúl entró en su humilde apartamento: un saloncito pequeño, divido en sala de estar, dormitorio, cocina y baño; éste era su pequeño palacio.

El calor del hogar poco tenía que ver con el frío que hacía afuera, ya las hojas del verano habían caído, sólo algunas hileras de nieve adornan los desnudos árboles. Raúl se sintió dichoso; y al acercarse a la cunita de su bebé, Carlitos, quien dormía tranquilamente. En la cocinita María improvisaba algo parecido a una cena, pero nada que se pareciera a los manjares que preparaba antes de la llegada del niño. Raúl le dio un besito en la frente, y pensó que todo lo difícil del día había quedado atrás, y, en ese instante, fue feliz. Era un hombre dedicado a su trabajo y a su familia. Le parecía increíble que ahora él también tuviera una familia, como esas personas felices que él veía en las calles. Como trabajaba todo y el día, le gustaba que María le contara todo los detalles de la corta vida de Carlitos; fue así como se enteró de que Carlitos había empezado comer más de lo normal, que la reserva de formula había bajado considerablemente, y que pronto habría que ir de compras. Raúl pensó que debía ir por más leche, no fuera a ser que Carlitos en un ataque de glotonería infantil se terminara las últimas latas. Por nada del mundo quería que a su primogénito le faltara nada, y mucho menos leche . A pesar de la insistencia de María, se dirigió hacia la puerta dispuesto a salir; pero, un gran impulso lo encamino de nuevo hacia la cuna de Carlitos, lo observo por un instante, y se marcho.

Ya en su carro, los pensamientos lo desviaron de su ruta, y sin saber cómo, se metió en una calle en vía contraria; Raúl quiso reaccionar, y dar marcha atrás, pero antes de que pudiera hacerlo, unos policías le habían cerrado el paso con su carro de patrulla. Raúl no pudo ni quiso decir nada. Sólo pensaba. Pensó en María y en Carlitos; a lo lejos, creyó escuchar el llanto hambriento de Carlitos; pero, en su mente se confundían el llanto, la sirena de la patrulla y el ritmo agitado del que hasta ese instante había sido su barrio; Raúl estaba seguro de que tampoco volvería a ver a su pequeña familia, por lo menos, no de este lado de la frontera; ese pensamiento se materializó cuando lo llevaron al centro de detenciones, y comprendió que sería deportado. Mientras tanto, María seguía esperándolo; cada minuto que pasaba los nervios se apoderaban más y más de ella, no llegaba a comprender por qué Raúl se había demorado tanto.

14 comentarios:

  1. Ese final como que salió de la nada.

    Saludos muchachona.

    ResponderEliminar
  2. que fuerte!
    que triste...
    son indignantes ese tipo de situaciones, ojalá sucedieran menos =(

    ResponderEliminar
  3. Es triste, ¿pero el se lo buscó?, cualquier indocumentado esta expuesto a eso.
    Muy chulo.
    :)

    ResponderEliminar
  4. Asi es la vida de un indocumentado...
    Salen a la calle con una bomba de tiempo...que en cualquier momento puede explotar y ahi estan deportados,dejando familiares y demas cosas.

    Buena narracion.

    ResponderEliminar
  5. Que pena que existan leyes que criminalicen a personas por el simple hecho de haber nacido al otro lado de una linea imaginaria....y que pena que haya personas que defiendan esto...

    ResponderEliminar
  6. lamentable, es una triste historia que viven muchos, pero es tambien el riesgo que se corre al ser indocumentado. cada pais tiene sus leyes constituidas, las cuales hay que seguir y obedecer. eso es ser un buen ciudadano, respetar las leyes. es mas lamentable el hecho de que cada pais del que provienen esos inmigrantes, sus governantes no les probean un ambiente y una calidad de vida aceptable, y por eso deben emigrar a buscar eso en otros lados. arriesgarse a vivir escondido y tener que en una situacion como la de raul, dejarlo todo atraz es dificil, muy triste. este es un pais de oportunidades, pero hay que vivir aqui obedeciendo las leyes que dicta la constitucion.

    ResponderEliminar
  7. NO estoy de acuerdo con sexydaisy. Dices que un abuso como ese se justifica simplemente porque es una ley. Pues yo pienso que las leyes injustas sencillamente no se deben cumplir. Si te tocara vivir en un país donde la ley permita que los hombres golpeen a las mujeres ¿Defenderías tambien esa conducta?

    ResponderEliminar
  8. Los indocumentados tienen derecho a un abogado. Migracion aprovecha la brecha del idioma, en ocasiones, para hacer una deportacion inmediata. Bueno sería que se den a conocer los derechos de los detenidos, para que cosas como esa no pasen, o por lo menos no sean tan dramaticas.
    Un saludasazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Erika Bienvenida!

    Baakanit, jajajajaja. Así es la vida real, los finales nunca son los que uno espera :-(.

    Un abrazo

    Sandy, así es. No dejaran de suceder hasta que la gente entienda que ningún ser humano es ilegal...

    Opeine, no entendí tu comentario. ¿Cómo que se lo buscó? ¿por una infracción de transito, 'se merecía' todo eso? Wow!! Yo no lo creo.

    Jenni eso es muy triste. No sé que podremos hacer. Todos los días este país se vuelve mas intolerante.

    Gabriel, Je… Raúl.¿?

    Cabrt0,
    Totalmente de acuerdo. No se que es peor si las leyes, o la gente que las defiende a capa y espada. Una tragedia.

    Sexylady, no estoy de acuerdo con tu comentario, ¿a caso tu crees que nadie quieras er indocumentado? La verdad es que para mucho es una elección difícil, y a veces de vida o muerte. El salir de el lugar de origen es algo muy doloroso; los indocumentados violan la ley con el simple hecho de cruzar una frontera. Eso te parece justo, a mi no. Hay personas y oficiales, políticos que están cometiendo verdaderas infracciones y nadie hace nada porque son la ley. Este país es de oportunidades, pero también es un país que tiene una constitución que protege a los individuos, independientemente de su estatus legal –y eso es lo que más admiro de este país- sin embargo, hay gente que quiere interpretar la ley a su antojo para aplicársela a los indocumentados, y de esa forma manifestar su discriminación, disfrazado de miedo, sentido patriótico y su preocupación por la seguridad nacional; excepto que ninguno de los terrorista que atacaron la nación eran indocumentados. Todos tenían estatus legal, e inclusive uno recibió su visado luego del ataque, ¿Por qué enseñarse con los que vienen a hacer los trabajos que están en el nivel mas bajo de la pirámide social?

    Cabrit0, ya sabes que en esto estamos de acuerdo.
    Dirat, a veces los indocumentados conocen sus derechos, pero no les dan tiempo a nada; muchos son deportados sin jamás haber visto un juez y eso es ilegal.

    ¡Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  10. llegue tarde otra vez, a ver si me doy a enterder, no estoy de acuerdo con el castigo, ni con la separacion de familias y me apena mucho lo que les pasa a estas personas. pero tambien soy realista y si pasar la frontera de cualquier pais de forma ilegal no es un delito? entonces los haitianos no son ilegales en Republica Dominicana? entonces para que las personas querrian legalizar su situacion en este pais? o en todo caso volverse ciudadanos? vale la pena gastar ese dinerito y hacer cualquier esfuerzo, si las reglas de este pais te permiten ser ilegar? la manera en que se estan haciendo deportaciones en masas no es correcta, y es cierto que los ilegales no todos son terroristas y que hacer una labor loable, ejerciendo trabajos que no todos estamos dispuestos a realizar. pero estar ilegalmente en un pais, es estar haciendo o ejerciendo algo ilegal tambien. esto es complicado chica!!

    ResponderEliminar
  11. Eso es complicado Sexydaysy, y ya veo que no compartimos las mismas opiniones en cuanto a derechos humanos, y en cuanto a termino ilegal; para mí ningún ser humano es ilegal; ilegales son las drogas o las armas del mercado negro; la humanidad debe estar por encima de una linea divisoria; y si los haitianos también tienen derechos ya sean haitiano, dominicanos, cubanos, iraquíes, rusos, francés, etc. Yo no hago distinciones para mi es lo mismo un inmigrante sin importar de donde viene.

    Recuerda que no todo lo que es legal, es ético ni moral. Pero entiendo que es una cuestión de ideología, y respeto tu opinión.

    ResponderEliminar