viernes, 2 de noviembre de 2007

Avecilla a la deriva

La puerta se abre y me empuja al caos. Me la arreglo como puedo, y me encamino calle arriba, pero sin rumbo; no quiero llegar a ninguna parte, sólo quiero deambular… Sin saber cómo, me encuenntro frente a un establecimiento: Dos caminos. Entiendo el mensaje, pero eso no cambia nada... La oscuridad no se disipa con la luz ante mis ojos; en un momento desesperado toda la urna celestial se vierte sobre mí, a la inversa, y la distancia entre su punto más alto y el suelo, se encuentra justo por encima de mi estómago. Sigo andando, perdida entre tanta gente, ahora soy invisible, imperceptible, inexistente. Ni siquiera yo misma me reconozco, ¿quién soy? ¿adónde voy?¿qué hacer? No lo sé… soy un avecilla cuyas alas no le alcanzan para continuar el vuelo.

Gracias a todos los que dedicaron un momentito de su valioso tiempo para manderme un email. ¡Mil gracias!

8 comentarios:

  1. Pues lo que mas deseo es que sea lo que sea, estes bien y puedas tomar las riendas de tus pensamientos y planes en la vida.

    Saludos querida.

    ResponderEliminar
  2. no se que te pueda estar pasando pero si te digo, que espero que con Dios por delante puedas salir adelante. Recuerda que el siempre esta con nosotros y nunca nos abandona.

    ResponderEliminar
  3. Sonia... un abrazo en cual sea la situación por la cual estés pasando.

    ResponderEliminar
  4. Sé que dentro de ti está la fuerza que te permitirá superar cualquier cosa que te esté sucediendo ahora.
    Solo ten fé.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. andas muy criptica, pero ten fé en tí, miles de besos y la sabiduria y fortaleza para enfrentar lo que venga

    ResponderEliminar
  6. Esas preguntitas que se hace el avecilla de tu post, ya se las hacían lo viejos griegos, Aristóteles o Platón o todos esos. Y no hallaron respuesta.

    Aquellos sí que eran listos con gafas y no encontraron respuesta; o sea tú imagínate el lío existencial del pajarillo. ¡Jo, para morirse!

    Un besorrio, guapetona.

    P.D. Si estás desanimada por algo -no lo sé-, ánimo, nada es tan importante para amargarnos. Bueno sí, el pomelo. Pero nada más.

    ResponderEliminar
  7. Jenni,
    Gracias por tus buenos deseos. La vida se le complica a uno a veces, pero todo siempre es mejor depués de una buena noche de sueño.

    Mimi, gracias por tus palabras.

    Alexéi
    Recibí tu abrazo. Mil gracias en ese momento de veras lo necesitaba.

    Ginnette, así es.

    Sandy, críptica, jajaja. A veces es mejor así. Gracias.

    Nacho,
    Lo se querido. Eso es una tarea gigantesca, que otros más sabios no han podido resolver. Estaba un poco abrumada con muchas cosas.... ya estoy mejor gracias.

    Besos y abrazos para todos

    ResponderEliminar