jueves, 25 de noviembre de 2010

Las batallas en el disierto

Acabo de leer la novela Las batallas en el desierto de José Emilio Pachecho. Es una novela cortísima, de apenas 62 páginas. El narrador -y protagonista- de la novela es Carlos quien nos cuenta sus aventuras al enamorarse de una mujer de 28 años y la reacción que su hazaña causó en su casa y el colegio. Los hechos narrados ocurrieron  cuando Carlos tenía ocho años.

Carlos es ya un hombre cuando nos cuenta su historia. A pesar de que la novela no nos da fechas exacta para la acción, podemos situarla en alrededor de 1948, basándome en la edad de los personajes y los hechos históricos que se mencionan: la conclusión de Segunda Guerra Mundial, la creación del Estado de Israel, y el gobierno de Miguel Alemán.

Carlos es el hijo de una familia de clase media que ese encuentra arruinada económicamente. El padre malgastado el dinero de la madre en negocios fallidos. El último de ellos fracasó gracias al influjo de productos norteamericanos en el mercado mexicano. La familia vive en la colonia Roma, de la que el narrador nos pinta un vivo retrato; el lector siente que camina él por sus calles. 

El tono del narrador es sombrío sobre el futuro de México. Hace constante alusiones a la destrucción de un México  que en el pasado fue mejor. Según Carlos, México marcha hacia el caos... Nos identifica a los dos verdugos del país: la transculturación estadounidense -con sus implicaciones económicas-, y  la corrupción gubernamental. 

Me gustó la novela, con excepción de la voz narrativa. Me molestan mucho los narradores que no se limitan a contar los hechos.  Hay constantes comentarios, digresiones del narrador que, en mi opinión, debilitan el texto. Disfruto más una novela cuando un narrador me presenta los hechos sin necesidad de comentarlos.

Por otro lado, encontré un problema de verosimilitud en algunos procedimientos y comentarios del niño Carlos de apenas ocho años.  Creo que más que el proceder del niño se trata de interferencia del narrador adulto, proyectando su experiencia actual sobre los hechos que pasaron hace ya más de treinta años.

3 comentarios:

  1. Holitas, nuevamente visitándola...por su comentario me da la impresión que la novela le dejó un sabor amargo de boca, uhmm ya es hora que lea un escritor peruano, otro que le recomiendo es Sergio Bambaren...le encantará
    http://www.sbambaren.com/web/castellano/00principal.htm
    Abrazos fraternos

    ResponderEliminar
  2. Hola Jeanne,
    Te hago una confesión... soy adicta a comprar libros... y siempre compro más libros que los que puedo leer, así que me he propuesto leer los más de 20 libros nuevos que tengo en el librero antes de comprar uno más :). Así que por ahora, los peruanos que tengo en mi pequeña biblioteca seguirán siento: Palma, Vargas Llosa Mariátegui y Clorinda Matto de Turner ;-)... Cuando termine mi auto imposición añadiré los que me has sugerido :).

    En cuánto a Las batallas... lo disfruté pero no me satisfizo del todo.

    Abrazos!

    ResponderEliminar