sábado, 28 de noviembre de 2009

Cardo ni ortiga cultivo

"Algunos creen que para ser amigos basta con querer, como si para estar sano bastara con desear la salud"
(Aristóteles)


Tengo un amigo al que adoro, pero somos de dos planetas distintos: el no sé de dónde, y yo de Atabex.

Hace unas semanas nos peleamos feo. El pleito fue por un comentario brutalmente franco en que le dije que su reacción a la muerte de un familiar suyo me daba miedo...¿Qué cómo podía ser tan frío?

Mi comentario desencadenó un dimequetedire que ambos llevamos demasiado lejos. En varios años de amistad es la primera vez que he contemplado no volverle a hablar, aunque no es la primera vez que nos peleamos. Tiene mi amigo la capacidad innata de hacerme atravesar el apellido, y ponerme de muy mal genio.

Estas semanas que hemos estado alejados he pensado mucho en él, pero la rabia era mayor que todo. Sin embargo, hoy la nostalgia de nuestras charlas le ganó al enojo y al orgullo. Cogí el teléfono, marqué su número, y me oí decirle, "Te llamo porque me haces falta. Aunque tú, amigo mío, me retuerzas el hígado a veces, te quiero mucho." Le oí decir, "Sabes bien que el sentimiento es mutuo."

En unos minutos nuestra conversación era ya igual que siempre, como si nunca nos hubiéramos distanciado.

8 comentarios:

  1. Es lo bonito de la amistad, aunque se digan verdades, aunque duelan, sabemos que vamos a estar ahí para seguir compartiendo =)

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de los posts más bonitos que he leído por aquí en los últimos meses. La moraleja si la hay es que a pesar de las diferencias las personas pueden llegar a entenderse siempre y cuando puedan darle paso a expresiones que como el cariño y el afecto sean los que regulen en último término el auténtico intercambio en sus relaciones.

    ResponderEliminar
  3. A veces nos olvidamos un poquito de que somos seres diferentes y únicos, que coincidimos en ciertas cosas pero NO en todas. Y al olvidar esto, cuando somos contrarios los unos a los otros, nos embarcamos cada uno por su lado, nos distanciamos.

    Las verdaderas amistades están siempre con uno mismo, aunque estén lejos =(
    Porque los amigos se vuelven parte de uno mismo, están adentro de "lo que somos".

    Da gusto leer un post que es un corazón abierto.

    ResponderEliminar
  4. El valor de los verdaderso amigos, a pesar de todo.

    ResponderEliminar
  5. No sé... pero no podria tener una amistad asi con alguein que me saque los riñones. A menos que exista algo más que una amistad pero que ninguno ha querido pasar ése límite.

    Tenia una amiga la cual nos queriamos mucho, pero yo queria algo más que la amistad, pero nunca le confesé nada porque no queria perder su amistad.
    No quiero decir que este sea tu caso, pero sí encuentro extraño que sientas tanto amor por alguien que te retuerce el hígado. En mi caso yo escojo los amigos. Claro tenemos nuestras diferencias pero siempre está el respeto y el nunca ofendernos.
    Espero que entiendas mi comentario.

    Sonia, siempre te leo:Rafael

    ResponderEliminar
  6. gracias a todos por leer. Rafael, gracias por siempre leerme :). Abrazos!!

    ResponderEliminar