jueves, 19 de octubre de 2006

Atrapada entre la lluvia y una guitarra

La oscuridad se cierne sobre la Ciudad y sus luces no son suficientes para disolverla. Esta se escurre, espesa y fría rumbo sur. De repente, otra fuerza de igual magnitud se le enfrenta en algún punto de mis piernas (hasta hoy nunca me había percatado de que podía llover hacia arriba). La ciudad se iba ahogando en una fría tiniebla y la luz se desvanecía inevitablemente. En medio de esta batalla, buscaba mi destino, perdida en la liquidez fría de la noche.

Toda la Ciudad era ya un sepulcro de muertos andantes, y yo no sabía si aún vivía; sin embargo seguía andando, envuelta en la más absoluta penumbra. Continué mi trayecto, trémula fui descendiendo círculo tras círculo hasta encontrarme en un lugar de aspecto infernal.... Me abrí paso entre la confusión de los que llegaron antes que yo, me parecieron empapados, harapientos, como si durmieran con los ojos abiertos.

Lentamente me acerque a mi destino final, sabía que como otras tantas veces, ahí me aguardaba el ardor del fuego; sin embargo, hoy no fue así; al atravesar un corredor interminable, todo el espacio se llenó de una solemne luz: una hermosa melodía. La música penetró todo mi ser como un rayo de luz que se despierta a la aurora, y con ímpetu escurre todo rastro de tiniebla. A partir de ese momento, era ella la que guiaba mis pasos... La oscuridad se esfumó, y el agua turbia sobre la que caminaba se convirtió en un reluciente lago de cristal... Me sentí confortada, protegida, y supe que mientras me alcanzara esta dulce melodía, sus ecos me protegerían del frío de este sepulcro infernal.

13 comentarios:

  1. Asi es la musica, me rescata de mis rincones mas sombrios y oscuros, para transportarme a otro mundo de fantasias...

    ResponderEliminar
  2. Ah, la música… cómplice de tantas cosas a través del paso de nuestras vidas y ocasionalmente nuestra única compañía.

    ResponderEliminar
  3. Ah, la música… cómplice de tantas cosas a través del paso de nuestras vidas y ocasionalmente nuestra única compañía.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, cuando toco guitarra me olvido por un instante que la vida está llena de problemas; y eso que ni bien toco.
    Entre las artes,la música tiene la peculiaridad de transportarnos a ese refugio que soñamos y al rato traernos a la realidad en que vivimos, es abstracta y al mismo tiempo tan real.

    Como dice la canción: Vivo per lei

    Cuidate.

    ResponderEliminar
  5. Atabex y tambien eres musico?..anda el diantre no puedo contigo!

    ResponderEliminar
  6. Tienes el cuerpo de guitarra , hacer musica contigo debe ser una experiencia inigualable

    ResponderEliminar
  7. estaba out, ahora te leo.

    me pregunto que habras querido decir en el coment que me dejaste. Espero que estes bien? que la tempestad no sea mas que una metafora.

    por otra parte, siempre me gustó llamarte atabex, no me mal intepretes, sonia is a beautiful name
    a big hug, my darling.

    ResponderEliminar
  8. Bueno con esto de la musica me dejaste perpleja.

    Besos y cuidate.
    Naty.

    ResponderEliminar
  9. la musica es el mejor calmante, hasta para esos dias de tormenta y mojados, la musica es mi vida, solo tengo que escucharla y transformarme en lo que ella kiera.

    otra musico en el grupo!!!!!

    ResponderEliminar