sábado, 1 de mayo de 2010

El charango símbolo del espíritu humano

El charango es un instrumento boliviano creado por los indígenas imitando la guitarra de los conquistadores.  Siempre me ha gustado la música producida por esta pequeñísima guitarra, que es capaz de reproducir los sonidos que emanan de los Andes, y sin embargo, jamás había indagado sobre su origen.

Ayer por casualidad descubrí un documental que se llama, precisamente, El charango. Es un filme complejo, que subraya los efectos del colonialismo en la población indígena y a la vez muestra la supervivencia del espíritu humano. El foco de El charango es la mina de Cerro Rico en Potosí, Bolivia. Esta mina es la mayor reserva de plata del mundo, y sigue operándose de la misma manera rudimentaria que se hacía en el siglo XVI. 

El documental incluye tomas del centro de la mina mientras los mineros trabajan, desafiando la dificultad que supone para los extranjeros respirar a una altura de 14.000 pies sobre el nivel del mar. Uno de los descubrimientos más sorprendentes es el de una deidad, que se encuentra en el mismo centro de la mina, a la cual los mineros llaman El Tío, y  le rinden culto, y le hacen ofrendas de tabaco y alcohol a cambio de salud y dinero. Mientras en la superficie se imponía el catolicismo, en el interior de la mina, los indígenas adoraban y aún siguen adorando a El tío.

El propósito del documental es mostrar la supervivencia del espíritu humano aun en las más desesperadas de las situaciones. A pesar de las condiciones inhumanas de las minas, y de la muerte de unos ocho millones de esclavos indígenas y africanos, el espíritu humano sobrevive. Un ejemplo tangible es que los indígenas fueron capaces de crear un instrumento imitando la guitarra española, a través del cual podían expresar sus penas y alegrías, y que siglos más tarde es símbolo de todo la región andina. Para la  construcción del charango, tradicionalmente, se usaba la concha de un armadillo. Uno de los indígenas entrevistados, explica que tras la  muerte el armadillo vive para siempre al reproducir el llanto de los Andes.

La yuxtaposición entre  las condiciones de trabajo en la mina de Cerro Rico y el nacimiento del charango se convierten en el tema central del filme. Pero, a pesar de que el director logra exitosamente su propósito, el final es un rotundo fracaso. Decide terminar el documental con el sacrificio de una llama, sin haber incluido en el filme nada que pudiera justificar tal sacrificio, lo que lo hace ver como gratuito, y deja al espectador sin entender el por qué de éste. No queda claro qué es lo que busca lograr el director con esta ultima escena.

La creación de un buen filme requiere la manipulación de elementos que funcionen a nivel consciente e inconsciente en el espectador. Todo debe tener un propósito en el desarrollo de la trama. Se debe ir creando un ambiente que nos lleve a un final, si no satisfactorio para el espectador, por lo menos justificable.Éste no es el caso en El charango, lo que es una verdadera lástima porque nos hace olvidar el buen trabajo que hace el director a lo largo del documental.

2 comentarios:

  1. me gustas mucho los nuevos colores. y es completamente destacable este abrazo espiritual al pueblo de Bolivia.

    Te dejo mis besos y mi alegría de leerte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gonzalo :). A mí también... me gusta mucho mi anterior plantilla, pero la tenía hacia como tres años, ya era hora de cambiar :).

    De acuerdo, deberíamos ser mucho más solidarios, apreciar y celebrar las idiosincrasias de los demás pueblos que componen este planeta. A veces, vivimos demasiado pendientes de nuestros alrededores y nos olvidamos que hay mucho más, de lo que nuestra vista puede alcanzar a ver, es solo cuestión de ir un poco más allá, y descubriremos verdaderos tesoros :). Mil gracias por siempre visitarme :)

    ResponderEliminar