lunes, 30 de noviembre de 2009

Los agricultores virtuales

Ahora resulta que todos quieren ser agricultores. Esa es la conclusión a la que he llegado después de ver la cantidad de personas -más de100 millones- que día a día se levantan a arar y preparar el terreno, a sembrar y a regar sus cultivos.

Es admirable el esmero que ponen en sus actividades agrícolas, y en querer agrandar su comunidad, arrastrándonos a todos con ellos. Pero, lo que soy yo, estoy harta de las invitaciones y todo lo relativo a FarmVille.

Ésta aplicación
es una de las cosas que más me fastidian de Facebook. Es que para mí que crecí en una zona rural donde veía a los agricultores con sus manos destrozadas y con el lomo partido, no se me hace "divertido" un juego sobre la agricultura.

Mientras FarmVille crece en popularidad, pocos se acuerdan de los verdaderos agricultores y de lo que conlleva el hacer su trabajo. Es como si los agricultores fueran seres invisibles cuyos productos aparecen en nuestros supermercados por acto de magia. Es probable que muchas de las personas que hoy son agricultores virtuales nunca se les haya ocurrido pensar de dónde vienen los productos que sirven en su mesa. Ni si él agricultor ha recibido un precio justo por sus productos. Ésas son preocupaciones ajenas, que pertenecen a la vida real, y para las que no hay cabida en el mundo virtual.

8 comentarios:

  1. Al igual que tú he recibido un montón de invitaciones a ese juego virtual. Y en verdad, nunca había reparado en eso que apuntas en este post.

    Pienso que para el que no ha visto ni vivido la realidad del campo, es díficil asumir una postura fuera de la diversión de este juego. Pero, tu reflexión invita a eso, a reflexionar sobre esa realidad olvidada.

    Mientras, creo amiga que esa fiebre tienda a durar por un buen tiempo. Ya un día de estos será cambiada por otro más entretenido.

    ResponderEliminar
  2. Hola Argénida,

    Si pasa, viene otra... se trata de andar anestesiados...

    Un abrazo amiga querida!

    ResponderEliminar
  3. Muy bien dicho Sonia, todo un alegato.

    No sé cómo es el juego, lo que yo sí que valoro son los dibujos del juego y me gustan.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maribel, bienvenida a mi planeta una vez más.

    Confieso que tampoco sé de que va el juego.... lol. Lo que me molesta es que me estén llenando el buzón de Facebook de información no solicitada Grrrr.

    Mi reflexión iba inclinada no tanto a criticar a quien juega, sino a lairrealidad total en que nos movemos; por ejemplo, glorificamos la versión virtual de algo, más que su equivalente real. ¡Qué nos pasa caray!

    Estoy segura de que muchísimos de los que se la pasan enviándome invitaciones para que me una a su granja o finca, lol, estarían avergonzados de ser agricultores en la vida real... ¿Me entiendes?

    Un abrazo Maribel, es bueno tenerte en mi planeta :).

    ResponderEliminar
  5. Pero puedes esconder la aplicación y no ver ninguna notificación de la misma. Me lo encuentro un poco estúpido, no por el juego en sí, sino por la insistencia de invitar a todo el mundo.

    Aparte de Farmville hay unos cuantos más que se apellidan Ville o se llaman Farm que también están teniendo muchos adeptos.

    ResponderEliminar
  6. Te entendí perfectamente, por eso te dije que tus palabras eran todo un alegato.

    Por supuesto que todos los que juegan a ese juego nunca querrían ser agricultores en la vida real e incluso nunca habran estado en ninguna granja real ni tienen ganas ni interés por el tema. Pero es lo que tiene el mundo virtual, que fascina con esos dibujitos y esos colores.

    Gracias por tu abrazo. (Ya empezaba a creer que era invisible y que no notabas mi presencia, ja ja ja)

    XOXO

    ResponderEliminar
  7. Bueno, quizas todos estos cultivos virtuales acaben con el hambre real. El hambre real de sentirse pertenecer a un grupo.

    Quiza.

    RAT

    ResponderEliminar
  8. El coraje te hace descubrirte a ti misma. Pero me agrada por que ahora sé que creciste en una zona rural, tanto como yo, (vayan coincidencias) pero me inspira porque lo que escribes no hace más que honrar mi niñez y a mi padre.

    No odio el juego tanto como tú, aunque acepto y promuevo las "finquitas" pero no no juego.

    Ciertamente que resulta divertido hacrelas de agricultor en el screen de una computadora, igual que los juegos con armas con las que juegan nuestros estudiantes, pero la realidad es otra.

    No puedo puedes decir que manejas una AK41 solo porque la has usado en un juego pero tampoco puedes preciarte de agricultor si has usado el asadón para labrar la tierra pero en Farmville.

    Tener una finca requiere esfuerzo y arduo trabajo, no siquiera me lo preuntes.

    Lindo post y perdona por hablar tanto :)

    ResponderEliminar