viernes, 5 de julio de 2013

Juan Pablo II: el santo patrón de pederastas y dictadores

La Iglesia Católica no termina de burlarse de los hombres y mujeres que genuinamente ponen su fe en ella. Ésta lleva siglos cometiendo horrores, tales como la persecución de los librepensadores que han puesto en evidencia sus falsas aserciones, y el encubrimiento de los curas pederastas y el apoyo moral, y en ocasiones material, a sangrientos dictadores.

Me entero hoy de que Juan Pablo II fue declarado santo por el papa Francisco, ya que cuenta con los dos "milagros” necesarios para pasar de beato a santo. Esto a mí me deja un mal sabor de boca. El mero concepto de “milagro” es un fraude. La iglesia usa su posición de poder para hacer creer a las masas que tal persona, en este caso, Juan Pablo II ha hecho una intervención divina. Los hacedores de "milagros" no son más que charlatanes que llevan siglos engañando a los feligreses.

Dejando lo del fraude a un lado, me pregunto ¿qué demonios tiene de santo Juan Pablo II? Al pensar en su larga trayectoria, me vienen a la mente, no muy benignas acciones. Echemos una corta mirada a su siniestro curriculum vitae. Sólo voy a mencionar tres porque la lista es larga.

Juan Pablo II hizo caso omiso ante la llamada de auxilio de Monseñor Arnulfo Romero, mientras se masacraba al pueblo salvadoreño. Tras varios intentos de comunicarse con su Santidad, el bueno de Monseñor Romero logra hablar con él, quien le dice que se concentre en dar misa y que desista de su preocupación por los civiles asesinados. Monseñor Romero fue asesinado poco tiempo después por un integrante del ejército.

Protegió a los pederastas con toda su influencia. Hoy sabemos que Juan Pablo II sabía de las violaciones de los curas, y los encubrió. Muchos han querido insinuar que el papa no sabía de las acusaciones. Sin embargo, hay documento que prueban no sólo que lo sabía, sino que intentó encubrir a los acusados. Por otro lado, está su protección a Marcial Maciel el fundador de Los legendarios de Cristo, un consumado pederasta, a quien Juan Pablo II impidió se investigara.

Juan Pablo II vio con beneplácito las dictaduras militares de América Latina, incluyendo la argentina, en la que miles fueron desaparecidos, y cientos de niños les fueron robados a sus familias biológicas. En Chile la Iglesia reasignó a sacerdotes hostiles al régimen de Pinochet. Por ejemplo, el cardenal Silva Enríquez que defendía los derechos humanos durante la dictadura de Pinochet fue sustituido por Jorge Medina quien era adepto a la dictadura. En lo personal, Juan Pablo segundo bendijo a Pinochet, le dio la comunión y en 1993 le envió un telegrama personal. Es obvio que Pinochet era uno de los suyos.

Para muestra baste un botón como dice el popular refrán. Lo que a mí me queda muy claro es que con sus credenciales Juan Pablo II sólo puede ser el santo patrón de los pederastas y los dictadores. 

8 comentarios:

  1. Van tres veces que escribo y borro diferentes cosas, creo que no me alcanza el vocabulario para describir lo que pienso sobre el asombro que me produce la gente que hace todo lo posible por no querer ver, no querer saber, por vivir justificando para sí mismo los actos barbáricos de la iglesia bajo la cual han crecido muchos.
    Me duele, me duele ver procesiones afuera de mi casa; me duele aun más, ver niños en esas procesiones; me duelen las clases de catecismo a niños que no han formado una mente crítica; me duele que les machaquen sus ideas y su curiosidad... ains

    ResponderEliminar
  2. Me parece bastante curioso que sean las personas, y no la deidad correspondiente, quien decida si alguien es santo o no. Al fin y al cabo el culto se basa en que ese dios es omnisciente, todopoderoso, y todo aquello que signifique expresión máxima de algo que sea fascinante.

    Pero vaya, resulta que no es así. La cosa va de que un grupo de acólitos de alto rango se reúnen y reparten carnets de santidad según sus impresiones. Uno diría que es que les va bien crear sus propias figuras mitológicas, nuevos seres divinos en el panteón a los cuales los súbditos actuales tengan todavía presentes en su memoria, y puedan venerar, adorar y rezar (sí, rezar, eso tan extraño de que con una letanía puedes influir en una deidad magnánima y rebosante de amor la cual, por lo demás, no mueve un pulgar para parar el sufrimiento de millones de seres).

    Puestos a ser mal pensado parece que, si todo eso se rodea con un poco de fanfarria, sirve para hacer más proselitismo y ya de paso vender un poco de merchansising, que nunca está de más. Pero qué sabré yo, soy un descreído y como es de conocimiento general, los descreídos no entendemos la verdadera realidad del hecho religioso, la ética, la compasión, la vida, el significado de la libertad restringida, la educación, etc.


    Eso sí, en una cosa te equivocas. ¿No ha obrado milagros? Ahí disiento, amiga mía. Mira la cantidad de gente que ha movido a lo largo de su vida, simplemente hablando de un ser imaginario.

    ResponderEliminar
  3. Sandy, te entiendo. Me siento igual. Y sin embargo, no soy capaz de hacer nada para limitar su derecho a la estupidez. Mi mis principios me lo impiden, pero a veces quisiera no escucharlos más, especialmente, cuando vienen a mi casa a molestarme.

    Silgo, Tienes toda la razón. Y sí, ¿qué mayor milagro que el que tantos crean en un ser imaginario? lol :)

    Abrazos a ambos

    ResponderEliminar
  4. Hola Sonia, tengo tiempo que no te leo y aprovecho para saludarte, respecto a al tema en cuestión te comento:

    Leo detenidamente tu escrito así como los comentarios y creo que hablamos de cuestiones diferentes, entiendo perfectamente que la iglesia tiene dentro de sus filas a sacerdotes pederastas, prepotentes, déspotas y demás alimañas, también entiendo que las formas de la iglesia datan desde sus inicios por lo cual nos parecen de lo mas absurdas y hasta ridículas.
    Yo, Gabriel Esquivel Mexicano me declaro cristiano, tus palabras y los comentarios no me ofenden ni me molestan por que tanto tu como yo aborrecemos este tipo de personas que se aprovechan de su influencia para cometer los mas atroces actos, te puedo decir que si en la congregación que estoy supiera que alguno de los sacerdotes cometieran alguno de estos actos seria el primero en denunciarlo y que se le aplique toda la ley, solo quiero decirte que no todos son así, y que a lo que para muchas personas mi fe en dios pudiera parecerles tonto o absurdo te puedo decir que es algo que me alimenta profundamente, los católicos no somos gente mala o estúpida, simplemente nos mueve la fe en Dios de la que a mi en lo personal me hace sentir bien y con la que busco ser buen papa (de dos hermosas hijas) y buen ciudadano.
    Me da gusto leerte y saber que tienes nuevos retos, me da gusto saber que a travez del tiempo las buenas personas perduran.
    P.D. Soy hermano de San Escrin y te mando saludos desde pos acá en México.

    ResponderEliminar
  5. @gabriel gracias por leerme, te concedo tu derecho a creer, y sí estoy segura que no todos son iguales. De hecho, en mi post menciono a Arnulfo Romero, ese hombre valiente que dio la vida por sus feligreses :) A él y a ti, a todos los hombres de buena voluntad mis respetos :) ¿Sabes? Le tengo gran cariño a San Escrin a pesar de no haberlo visto nunca. Me da mucha alegría que San Escrin este estrenando novia :) Un abrazo y gracias por leer :)

    ResponderEliminar
  6. Sonia, jajajajajaj este San Escrin esta incontrolable desde que tiene novia, no lo había visto tan entusiasmado desde hace tiempo. Creo que a todos nos llega en su momento la persona indicada, lo pienso y no dejo de tener esa sonrisa de alegría que da pasar por ese momento, se que después ese camino se puede poner tortuoso o en su clímax hasta de pesadilla, sin embargo creo que volver a experimentarlo bien vale la pena pasar por todo lo que esto conlleva.
    Te saludo muy afectuosamente Sonia y te comento que algunas veces eres parte de las platicas de café que tengo con el los domingos por la mañana. Un abrazo !

    ResponderEliminar
  7. Será otra noche muy oscura la que pasará otra vez el Espíritu Humano aprisionado por las ideologías de estos mercachifles fanáticos de los privilegios y prebendas que obtienen al administrarles su relación con su dios. No tanto por irracionalidad sino por irresponsabilidad de las masas que se entregan a estos cultos vergonzosos a la razón buscando alivio a su falta de amor verdadero a la vida y a la realidad. El Espíritu Humano no requiere de dioses transgresores de la realidad sino de su propia audacia para destruir mitos y fantasías y construir algo verdaderamente humano. Estos sumos sacerdotes tiemblan de solo imaginar que los hombres se ponen de pie y se sacuden sus imbecilidades.

    ResponderEliminar