sábado, 4 de diciembre de 2010

Un ejército de uno

La vida es combate. La luchar por la supervivencia es abrumante cuando se es un ejército de uno. Nos sentimos exhaustos de batallar, y derrotados cuando la empresa se nos hace fútil. En esos ratos en que nos sentimos desmoralizados el enemigo se proyecta invencible y nuestra campaña absurda, sin sentido, una locura,

Los intentos de reclutar a otro combatiente que se nos una al frente de batalla es una tarea tan inútil como vana. En el proceso, hay momentos ilusorio en los creemos vislumbrar otro ser que se encamina hacia nosotros y creemos en mayores  posibilidades de supervivencia.  Sin embargo, al acercarnos, jadeante de fatiga y sed, descubrimos que no era otra cosa que un oasis en medio del yermo; una ilusión óptica que nos engaña en medio del delirio, y la necesidad de apoyarnos en otro soldado que esté dispuesto a jugarse el pellejo por defender  el  frente.

5 comentarios:

  1. Lindo post, me deja pensando... que de uno en uno nos vamos juntando para ser un ejército de amigos
    Buen fin de semana Sonia!

    ResponderEliminar
  2. Así me sentí ayer... U_U ando como blue,
    besitos =)

    ResponderEliminar
  3. A veces siento que la vida es combate y yo un débil soldado, pero me apoyo en mis leales compañeros de combate, mi familia y amigos.

    Saludos cordiales,

    ResponderEliminar
  4. Jeanne, así es... y a veces por cosas de la vida también vamos perdiendo ese ejército que nos llevó tiempo reclutar... Ese es mi caso. He perdido a personas muy queridas y a las que extraño profundamente.

    Sandy, te entiendo amiga... pero nada a sacudirnos la tristeza... no nos queda de otra :).

    Audrey la familia y los amigos son una maravilla... En mi caso mi familia vive lejos, y como le decía a Jeanne he perdido a buenos amigos: muerte, mudanzas, distanciamientos, etc. Todo esto se acumula y deja un aire de desolación en nuestra vida.

    Abrazos chicas!

    ResponderEliminar