viernes, 31 de diciembre de 2010

2010

Al pasar revista al 2010 reconozco que  fue un buen año para mí. Hubo momentos de desventuras, pero también los hubo de profunda alegría. Momentos de confusión, y otros de gran lucidez. Crecí muchísimo como ser humano, me he afianzado en mi meta de vivir una vida de acuerdo a lo que pienso, mucho más minimalista, y más plena. Me he deshecho de todo lo que me estorbaba, o no era esencial en casa y en el  interior.

Este año alcancé pequeños peldaños que me acercan más a la completud de un proyecto iniciado hace ya algunos años: el doctorado. Salté vallas que, a ratos, me parecieron insalvables... Estoy sumamente agradecida con la gente que estuvo conmigo en momentos cuando la necesitaba, aunque algunos, tristemente ya no estén en mi vida, por una razón u otra, pero aún los llevo conmigo.

Recibo el 2011 llena de sueños y esperanza. Sigo adelante con el mismo plan de vida que vengo desarrollando por años, así que no hay resoluciones, a no ser vivir, crecer y afrontar los desafíos con valentía.

Deseo para ustedes que me leen que logren todo cuánto deseen, en la forma que lo hayan imaginado. Ojalá que por todas las latitudes del mundo el 2011 sea un año venturo.

4 comentarios:

  1. Muchas felicidades, Sonia. Lo haz dicho todo. Espero que si, que este año sea de éxitos en todos los aspectos de tu vida. Un fuerte abrazo y espero estés pasando una linda noche.

    ResponderEliminar
  2. Para ti también Sonia, feliz año 2011, que tus proyectos se concreten con crecen y que Dios en su infinita ternura derrame sobre Ud y los suyos muchas bendiciones!!!

    Un beso a la distancia...=0)

    ResponderEliminar
  3. Todo lo bueno para este nuevo año,amiga. Que sigas siempre ese camino de humanidad que tanto admiro de ti. Eres uno de los mejores regalos que me ha dado la vida. Abrazos y espero verte pronto, y quien sabe si el viaje sea al revés :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigas y un feliz 2011 :)

    Abrazos!

    ResponderEliminar