domingo, 20 de julio de 2008

Unas palabras desde Seattle

Hacía diez días que no había actividad en mi planeta. Creo que establecí un récord. Gracias por tenerme presente, y por los buenos deseos que me mandaron para la presentación. Aún estoy en Seattle. La conferencia continúa hasta mañana domingo.

Ésta ha sido una experiencia maravillosa. He compartido con personas de todo el país. Ha sido una oportunidad para crecer profesionalmente, hacer amigos, y compartir con mis colegas fuera del ambiente académico. He conocido a muchos profesores excepcionales en estos tres días.

Debo admitir que mi mayor admiración se la llevan los profesores de los niños de la otra América. Los profesores que día a día desafían todas las limitaciones de sus estudiantes y sus escuelas para sacarlos adelante. Ayer fui a la presentación de unas profesoras que trabajan en un sector donde residen niños latinos de bajos ingresos. Me encantó su presentación porque desbordaban entusiasmo, y porque a pesar de las condiciones de trabajo, logran que sus estudiantes tengan éxito en las clases del Advance Placement Program.

La disparidad en la calidad de la educación entre grupos étnicos, y las distintas regiones del país es astronómica. Unos lo tenemos todos para asegurar el éxito de nuestros estudiantes, y otros tienen que hacer magia para cubrir las necesidades básicas de los suyos. He conocido profesores verdaderamente admirables estos días -de ésos que se la juegan por darle la oportunidad de competir a los niños menos privilegiados de nuestra sociedad.

También he tenido la buena fortuna de haber escuchado hablar al señor Henry Louis Gates Jr. ¡Qué señor tan interesante, inteligente y divertido! Ojalá todos los educadores tuviéramos su visión y su entusiasmo.

Mi presentación quedó muy bien. Aunque claro está, no podía pasar sin una dosis de drama. Dos horas antes de la presentación, por error, borré la carpeta que contenía toda la información para la charla. Por suerte, tengo el hábito paranoico de mantener varias copias de un mismo archivo. Así que pude recuperar la penúltima copia de la presentación y todo se resolvió sin mayor novedad.

Ah, y Seattle me ha encantado. A pesar de su fama de lluviosa, todavía no ha llovido -claro siempre ando con mi paraguas, por supuesto -por si acaso. He tomado mucho café, pero les cuento de mis aventuras en Seattle en otra ocasión, y tal vez hasta les muestre una que otra foto.


7 comentarios:

  1. Esos eventos siempre sirven para renovarse en el área profesional. Uno ve a otros que confrontan los mismos retos y se retroalimenta de ellos. Feliz viaje de regreso.

    ResponderEliminar
  2. aaaaaaaaaah! que bonitooo ^_^
    como para retomarle el amor a la profesión =D
    diviértete mucho y pásalo bien

    ResponderEliminar
  3. Ah veidá que usted andaba por la West Coast.
    Me alegra saber que te ha ido bien. Qué lindo se siente compartir con tanta gente que aspira a lograr cambios positivos en este mundo.

    Saluditos Sonia,
    Te esperamos por estos lados.

    ResponderEliminar
  4. Sonia, a ver si vienes un día a la isla y te chequeas cómo los maestros de las escuelas más recónditas hacen magia para sacar esos muchachos adelante.

    ResponderEliminar
  5. Gracias chicos por leer.

    Victor y Sandy gracias por los buenos deseos. El viaje de regreso fue ameno aunque con un poco de turbulencia.

    Joan, ouch!!!y que tal si te dijera que vengo de uno de esos lugares "recónditos" que aludes... No es lo mismo ver que experimentar, y yo lo experimenté.

    Abrazos y gracias por leer

    ResponderEliminar
  6. Baakanit The West Coast was fantastic. The weather was beautiful. And the people, wow, extremely nice. I had a great time. Can't wait to go back!

    ResponderEliminar
  7. Giving piddle can crusade piss drunkenness, and it does when I first noticed a response to ice chest water supply
    and the start out of my COLD urticaria insensate allergy.


    my blog; red itchy bumps on skin
    my webpage - skin rash photos

    ResponderEliminar