domingo, 2 de diciembre de 2007

La escritura como experiencia humana (universal)

"En los libros refugiamos nuestros sueños para que no se mueran de frío." Don Gregorio, La lengua de la Mariposa

Esta frase de la película La lengua de la mariposa explica, de algún modo, mi forma de ver los libros: los libros son un refugio y un espejo de las experiencias vitales de los seres humanos. Los libros me conectan con voces de otros tiempos y espacios, y eso, mitiga la soledad y el desamparo que se puede sentir. No hay nada que yo pueda pensar ni sentir que otros no hayan pensado ni sentido antes. Esa conexión con otros seres humanos nos da consuelo, y un aire de normalidad.

Para mi, la vida tiene más sentido si nos conectamos con otros. Los libros facilitan esa conexión sin importar el tiempo ni el espacio. La literatura universal está llena de ejemplos de escritores y lectores que refugiaron sus sueños en los libros. Por ejemplo, a veces sentimos que hemos nacido en el momento equivocado, así lo pensaba Rubén Darío, "Yo detesto la vida y el tiempo en que me tocó nacer."
Éste también fue el caso de Don Quiijote quien soñaba con otros tiempos. Recientemente, Ofelia en la película El Laberinto del Fauno, nos recordó que los libros y sus posibles universos pueden ser el único escape ante una realidad cruel y dolorosa. Tal vez, el enigma de la escritura radique en esa necesidad que tenemos los seres humanos de refugiar nuestros sueños donde no se mueran de frío, y en que esos sueños se multipliquen en los sueños de otros.

Nunca hay que olvidar que cuando el mundo real nos da la espalda, cuando nos rodea el caos, siempre existe un escape a otros mundos, a otros universos, llenos de otras posibilidades; esos universos ficticios, pero no por ello menos reales, son capaces de transformar una realidad agobiante por una más vital y verdadera. Lo interesante es que esa realidad que encontramos en los libros sólo puede existir en l la imaginación de su creador. Sin embargo, la magia ocurre cuando ese universo concebido por un ser ajeno a nosotros, adquiere sentido ante nuestros ojos cómplices, al descubrirnos en ese universo ajeno y distante; pero que a la vez, nos revela como miembros integrales de ese mundo que yace en nuestras manos. Nos emocionamos, reímos y lloramos cuando descubrimos que en esa historia también estamos nosotros, claramente identificados como miembro de la especie; sí, nosotros los anormales, de pronto somos legítimos humanos que protagonizamos una historia de ficción.

Hay algo extraordinariamente hermoso que se produce en el momento que la humanidad del escritor y los personajes de un historia deja de ser suya para pertenecerle al lector. Se establece una comunión/complicidad sin tiempo ni espacio; y en las páginas del libro, el escritor, todo su universo y el lector son uno en esencia. Ese mundo bello, artificiosamente inventado, imaginario, y a la vez pleno y vital es lo que más valoro en un libro de ficción.

Por todo lo ante dicho, admiro y respeto a los escritores capaces de ponernos al alcance de las manos un universo que son todos los universos. Me regocijo en esas obras en las que los seres humanos nos podemos reconocer, no tanto en la anécdota que nos cuentan sino en la esencia de ésta; disfruto a plenitud de esos libros que adquieren sentido desde cualquier punto del planeta, sin que para ello haga falta tener como referencia el tiempo histórico y el espacio físico del el escritor que los concibió. ¡Ésos son los libros que protegen mis sueños del frío!

11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Baakanit said...
    Muy bello escrito querida Sonia.
    La complicidad entre escritor y lector es siempre especial.

    Creo que ver a los libros como refugio, como nuestros protectores del caos que nos rodea, soledad y el desamparo que se puede sentir, es una manera extrema de ver una escritura. Más que un libro se necesita un cambio de ambiente y ayuda profesional. Cada quien busca algo diferente, eso hay que respetarlo. Considero que un libro se disfruta más cuando la vida externa nos presiona menos.

    En lo personal me gusta el turismo que uno puede hacer mediante a las letras, pasearse por las épocas, por los países, por la ideas, por las cabezas.

    "Lo interesante es que esa realidad que encontramos en los libros sólo puede existir en la imaginación de su creador."

    Aquí te contradices, si sólo se pudiera existir en la imaginación de su creador entonces cómo puede ser el lector capaz de encontrarla, si sólo existe en un sólo lugar?

    No hay nada que yo pueda pensar ni sentir que otros no hayan pensado ni sentido antes.

    Si la vida fuese así entonces carecería de originalidad, no existirían los pensamientos nuevos.

    Ese mundo bello, artificiosamente inventado, imaginario, y a la vez pleno y vital es lo que más valoro en un libro de ficción.

    Suena muy ambiguo lo que dices aquí(con todo y pleonasmo), además de ser muy subjetivo. Esas mismas palabras podrían ser utilizadas por un lector de una novela que no te guste o consideres mala.

    Qué es para ti lo bello, lo pleno, lo vital? Eso diferenciaría tu perspectiva de las otras.

    Siempre es un placer cruzar por aquí y leer tus posts, traes muy buenos temas a la mesa. Saludos guerrera Taína. Se te quiere.

    ResponderEliminar
  3. Baakanit, gracias por el piropo. Refugio en el sentido de que muchos de nuestros sueños solo pueden existir en la ficción, solo allí pueden tener cabida; no refugio en el sentido de sustituir la realidad, sino crear realidades alternativas. Ando me apasiona este rollo, por eso me encantan Cervantes, Márquez, Cortázar y Borges, Flaubert, Rulfo, etc. Dime tú que más irreal que Macondo, y sin embargo, todos hemos conocido un Macondo, o el Axololt de Cortázar, donde puede existir esa historia sino en la ficción, y sin embargo, para mi es una historia profundamente humana, con la que batallamos muchos seres humanos -claro que también hay los que no tienen consciencia de ello, y por lo tanto no se detienen a pensar en la posibilidad de ser más de un hombre a la vez, y para ellos eso es una estupidez, pero para mí no; en fin, o que ¿para don Quijote no es vital su mundo? ¿no es crucial su búsqueda?, y sabemos que eso es irreal, y sin embargo, quien no se ha visto en ese personaje maravilloso, que sólo Cervantes pudo concebir. Esas historias sólo pudieron haber existido en la imaginación de esos hombres; de allí lo único y bello de escribir, Madam Bovary sólo la pudo haber escrito Flaubert; El extranjero, sólo Camus, Romeo y Julieta sólo Shakespear pudo escribirla -aunque ya la historia existía, pero fue el toque personal y unico de Shakespear que la docto de significado para siempre; así sucesivamente. Por ello no creo que me contradiga cuando digo que sólo puede existir en la imaginación de quien la haya concebido, lo difícil es lograr que tenga resonancia en el lector -ese es el detalle, jajajaja.
    "Creo que ver a los libros como refugio, como nuestros protectores del caos que nos rodea, soledad y el desamparo que se puede sentir, es una manera extrema de ver una escritura. Más que un libro se necesita un cambio de ambiente y ayuda profesional. Cada quien busca algo diferente, eso hay que respetarlo. Considero que un libro se disfruta más cuando la vida externa nos presiona menos." No entendiste mi punto, quien demonios escribe el libro si el escritor cambia de ambiente, jajajajaja. Ese libro es producto de la imaginación, y oximorónicamente, de la realidad del escritor -no hablo necesariamente de realidad física-. A veces cuando el entorno no nos llena, un libro puede ayudarnos a entender que no somos los únicos que os hemos sentido así; no se si me entiendes. En ese sentido, no que sea una sustitución, no sino una opción, una alternativa :).

    "No hay nada que yo pueda pensar ni sentir que otros no hayan pensado ni sentido antes." "Si la vida fuese así entonces carecería de originalidad, no existirían los pensamientos nuevos." No estoy hablando de los adelantos tecnológicos ni nada de eso, estoy hablando de sentimientos, de humanidad. La esencia de los humanos radica en que a pesar de las circunstancias, tenemos los mismos sentimientos, por eso el que dijo el celebre refrán no hay nada grande entre el cielo y la tierra era alguien muy sabio.

    imagínate como se enseña la belleza, cada quien tiene su concepción de la belleza, sin embargo, a mi me gustan los libros por su valor artístico ademas de su s anécdotas, y también me gusta ver que tenga relevancia para la humanidad; no necesariamente que resuelva los problemas del mundo, pero que los pensamientos y los sentimientos reflejen lo que otros hayan sentido.

    Gracias otra vez por tomarte el tiempo de analizar lo que escribo. Yo soy una mujer de paz, que es eso de guerrera, jajajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sonia, desde pequeno siento mucho amor por los libros. Y aunque el internet me roba tiempo, siempre hay un momento para los libros. A mis hijos, los paseo que les doy es ir a la biblioteca. De ahi les nacio el amor a la lectura. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Majarete, eso es muy muy buena noticia; llevar los niños a la biblioteca es importante, y dejarlos elegir lo que quieren leer es determinante en que les siga gustando leer o que lo aborrezcan. Te felicito por la iniciativa.

    El Internet nos roba el tiempo a todos, jajajajaj. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

    una abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sonia, esa es la escritura, una comunicación muy íntima y vital. Esa película que citas me conmovió de muchas maneras.

    Un caluroso saludo.

    ResponderEliminar
  7. Sonia, que escrito más bonito sobre los libros, la verdad es que no tiene desperdicios. Con ello me he quedado inspirado a seguir leyendo y más que eso a dejarme llevar por la magia que encierran muchos libros. Muy bonita tu visión, la comparto al 100%, aunque sé leemos géneros y estilos diferentes.

    Comparto en plenitud que si no te sumas a lo que estas leyendo, no podrás sentir la acción que se trasmite entre las letras.

    En muchas ocasiones he pensado que me hubiera gustado vivir en otra época, pero en esas ocasiones esos pensamientos han sido inspirado por los métodos audiovisuales.

    ResponderEliminar
  8. Victor Manuel, Así es. Estamos de acuerdo. La película me encantó, en mi humilde opinión se debió haber ganado el oscar como la mejor película en lengua extranjera -aunque también me gusto La vida de los otros. Ofelia me conmovió al máximo; el guion, la actuación y la dirección, me parecieron impecables. Una bella historia sobre una cruel realidad.

    Alejandro, pues que bueno que mi escrito te inspire a seguir leyendo. Eso vale oro. No entendí el comentario sobre los medios audiovisuales, ¿me quieres explicar a que te refieres?

    ResponderEliminar
  9. Sonia, con los metodos audiovisuales me refiero a las películas que me llevan a otra epoca y a vivir los estilos que tenían nuestros antepasados en su momento, al ver las vidas sencillas y disfrutadas en plenitud, al compararla con la vida rápida que uno lleva hoy dia, donde vale más el trabajo que la familia y las ocupaciones que la salud....

    También disfruto mucho de la música vieja y con ella me transporto a épocas donde se vivia de otra forma...

    ResponderEliminar
  10. Alejandro gracias, ya te entiendo, jajajaja. A veces se me va el tren, jjajaj. Lo siento.

    ResponderEliminar
  11. Todas las historias del mundo, en el fondo,
    se componen sólo de veintiséis letras.
    Las letras son siempre las mismas y
    sólo cambia su combinación.
    Con las letras se hacen palabras,
    con las palabras frases,
    con las frases capítulos y
    con los capítulos historias...

    La historia interminable.
    No se, leyendo esto me dieron deseos de compartir esta bonita y larga frase.

    ResponderEliminar