jueves, 7 de noviembre de 2013

Testigo presencial


Creía haberlo soñado todo, pero al despertarme aún sujetaba aquella rosa que él había puesto entre mis manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada