sábado, 5 de noviembre de 2011

V de reVancha o día de cambiarse de banco

El movimiento Occupy Wall Street  y otros grupos de activistas han elegido el día de hoy para impulsar una protesta que busca incentivar el uso de las cooperativas (Credit Unions), en vez de los bancos tradicionales. La fecha del cinco de noviembre es simbólica. Es un guiño al protagonista de la película y la novela gráfica V for Vendetta, inspiradas en Guy Fawkes.

La propuesta de los activistas es simple, pero poderosa: transferir el dinero de los bancos tradicionales a las instituciones comunitarias. Los activistas esperan provocar una importante fuga de capital en represalia por la corrupción y los altos cobros por servicio de los bancos. Además, buscan con esta medida, fortalecer la economía de las cooperativas y de las comunidades que éstas sirven. Es una forma concreta de hacerles sentir a los bancos el descontento de la gente.

Todo parece indicar que la protesta será une éxito. En tan sólo en el mes de octubre 650,000 personas se hicieron miembros de una cooperativa. Esta cifra es mayor que el número total de las membrecías del año pasado. Es una muestra de que la gente está harta de los abusivos cobros de los bancos; y de que muchos tienen aún frescas en la memoria la pérdida de sus casas, e inversiones por la corrupción del sistema bancario. Pero, tal vez, el detonador haya sido que en septiembre los bancos anunciaron su decisión de cobrar por el uso de las tarjetas de débito.

La semana pasada Bank of America anunció que desistiría de cobrar por el uso de las tarjetas débito, y poco tiempo después, le siguieron Citibank y Chase. Esta es sólo una muestra de la influencia que va teniendo el movimiento Occupy Wall Street. En tan sólo seis semanas ha cambiado el discurso político de la nación. Ha obligado a que se hable de temas que los políticos -asistido por sus solapadores, la prensa corporativa- prefieren no afrontar. Me parece que el movimiento será uno transformador, ya que buscar cambiar el sistema y no sólo a la cara del partido político.

En lo personal, he venido haciendo mi propia revolución en contra de los bancos: soy miembro de una cooperativa desde el 2002. Estoy en proceso de terminar mi larga relación con Citibank a causa de un rabieta que me hicieron coger. En el 2008, cancelé mis tarjetas de crédito con Bank of America porque no quisieron reducirme el interés. En mi cartera, sólo llevo dos tarjetas: una American Express y mi tarjeta de débito.

¡Bravo por la gente que se ha decidido a darle una lección a los abusadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada