domingo, 13 de febrero de 2011

Condenada a tu silencio

Anoche, en sueño, te volví a hacer aquella pregunta para la que nunca hubo respuesta. Esta vez parecías dispuesto a contestarme, pero justo en ese momento,  abrí los ojos y te desvaneciste.

Me desperté con una sensación de nostalgia, surgida del subconsciente y provocada por el impacto de tu aparición. Intenté dormirme de nuevo para escuchar lo que estabas a punto de decirme. El intento fue  inútil, habías desparecido, misterioso como la materia de los sueños .

Me quedé con la interrogante de ¿por qué este sueño ahora? Hace tiempo que acepté que nunca sabría lo que verdaderamente ocurrió; sin embargo, pareciera que mi subconsciente aún anhela esa explicación que nunca me darás.

la imagen fue tomada del blog Volando a través del espejo

2 comentarios:

  1. Hola Sandy, gracias por la compañía y el abrazo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar