domingo, 19 de julio de 2009

Una mañana de domingo

Ya he leído el periódico, contesté algunos e-mails, y he ignorado otros tantos. ¿Qué hacer ahora? ¿Ir al gimnasio?¿Salir a desayunar o simplemente seguir aquí tendida sobre la cama? No lo sé, no me apetece nada hoy.

Mi casa parece una zona de guerra con todo fuera de lugar: estoy pintando y puliendo el piso. Hace tres días que Coco y yo estamos recluidos en mi dormitorio con los libreros, la televisión, los cojines del sofá, y todo cuando se pudo amontonar. Ojalá mañana todo pueda volver a su lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada