lunes, 5 de enero de 2009

Retorno

Volví a casa a poner mis huesos al sol; por eso, todas las mañanas, cuando la lluvia invernal me lo permitía, me dejaba acariciar por la suave brisa, y el tímido sol de las zonas campestres de mi infancia.

En pijamas aún, y siempre al sol, tomaba café, leía, me perdía en mis pensamientos, lloraba, sonreía, soñaba, olvidaba, dudaba, observaba las mariposas y las flores, y poco a poco mis huesos empezaron a calentarse y mi alma se sintió menos húmeda.

Fueron días de profunda reflexión y de gran desintoxicación vital. En mi soledad, acorralé los vasos comunicantes hacia las experiencias más dolorosas, y decidí cortarles el paso para siempre; empecé a deshacerme de cuánto me había venido humedeciendo las ganas de vivir por algún tiempo ya.

Me aproveché de la carga simbólica del fin de año para visualizar un nuevo principio. Siempre he creído en el poder del presente, por ser el único tiempo real, y por lo tanto, el único indicado para volver a empezar.

Dos libros me acompañaron en algunos de esos días: Thus Spoke Zarathustra y la Biblia. Disfruté de ambos. No me perturbó en lo absoluto la aparente contradicción que existe entre ellos –en ambos encontré rasgos de mi humanidad, y fueron fuentes de gran sabiduría.

Foto vía Málaga en el corazón

10 comentarios:

  1. Por algo comprendo por qué las ciudades están dañando nuestro cuerpo. Valió la pena esa desintoxicación y volver a tu campo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Feliz año nuevo, espero que este nuevo despertar venga cargado de lindas experanzas y nuevos sueño e ilusiones.

    ResponderEliminar
  3. me alegro que te hayas escapado un poco de la monotonia de esta ciudad, eso le hace bien al cuerpo y al alma...como te dije ayer espero la hayas pasado super con tus familiares...

    ResponderEliminar
  4. Zarathustra, caramba. Qué peligrosa debes estar.

    ResponderEliminar
  5. Joan, Jonah Lehrer siempre escribe artículos interesantes. Los científicos han empezado a comprobar los que los humanistas venían diciendo por siglos: el campo es bueno para el hombre -aunque sea a ratos.

    Alex, gracias por la bienvenida. ¿Cómo estás?

    Themys, gracias. Feliz año para ti también.

    Tatiana, ojalá y así sea, aunque ello supone nuevos riesgos :P.

    Dhariana, así es. La pasé bien a pesar de no haber hecho casi nada. La pasé en compañía de la familia, comiendo y durmiendo mucho.

    Victor Manuel, ¿Peligrosa yo? Pero si no rompo un plato, jajaja. A ver, y tú por qué dices eso, Zarathustra era un buen tipo :).

    Gracias por leer, y feliz año nuevo para todos.

    ResponderEliminar
  6. Baakanit,
    Espero que hayas hecho una sopa con esos huesos que pusiste al sol y con las masitas un buen locrio.

    Esos viajes son curativos. Yo necesito uno de esos.

    Saludos chica renovada.

    ResponderEliminar
  7. Baakanit, sonaste muy caníbal, jajajaja. Comí mucho pero no llegué a tanto :P.

    Feliz año y un fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar