domingo, 1 de octubre de 2006

Viaje al pasado

Este fin de semana me largué para Lawrence a visitar a unos familiares. El mayor atractivo que me ofrece este lugar es ver a mi hermano, mis primos y tíos, y un seguro reencuentro con un pasado remoto. Por lo general voy un fin de semana al año, y termino pasando más tiempo en Boston que con mis familiares. Me gusta mucho Boston, se me hace una ciudad interesante, tal vez por sus centros históricos, o tal vez porque siento que me asfixio si estoy mucho tiempo en Lawrence. Desafortunadamente, esta vez no tuve tiempo de pasarme por la ciudad; llegué el viernes por la noche y me quedé hablando con la familia... El sábado me quedé en la cama durmiendo... Por la tarde llegaron familiares y amigos pero yo me quedé en cama porque no me sentía muy bien que digamos.... Desde la comodidad de la cama oía bachata y el sonido de botellas, y la verdad ninguna de las dos se me antojaban. Sentía que me ahogaba, me sentía como un pez fuera del agua.... lo cierto es que tengo muy poco en común con mi familia de allí, nuestros mundos son diametralmente opuestos... yo he hecho mi vida aquíy ellos aún sueñan con regresar a la República Dominicana.. En fin, me parece que Lawrence es como una cláusula flotante trasplantada de algún remoto punto de la República Dominicana que nada tiene que ver conmigo, excepto la sangre de mis familiares.

De veras que me siento extraña cuanto estoy allá aunque me encanta pasar el rato con mis primos y tíos. Es una experiencia bastante interesante, po ejemplo, por primera vez en mucho tiempo, me levanté y vi sobre la mesa un mangú con queso de hoja y aguacate. Seguí rumbo al baño, y me encontré un jabón Irish Springs, un lemisol y un acondicionador La Fiel. Como si eso no fuera suficiente, me bañé con unos "calisos" y por supuesto que no faltó el cubo de agua con su acostumbrado jarrito para echarse agua. No tuve más que echarme a reír... ¿será verdad que la costumbre hace ley? No encuentro otra explicación lógica para ello, ya que hay una ducha en el baño que tiene agua corriente... También vi el acostumbrado gorrito plástico para las mujeres no mojarse el pelo... Más tarde, en algún cuarto de la casa vi un barril lleno de provisiones que pronto sería enviado a la isla... Me imagino que para ellos esto es "normal" ya que es parte de su rutina diaria; la única que se percató de estas cosas fui yo, ¿será que acaso ya no soy dominicana?

¿Y que decirles de los temas de conversación? Además de las acostumbradas "nuevas" de familia y vecinos, las conversaciones más frecuentes eran aquellas destinadas a hablar de la isla, y los planes más anhelados eran los que tenían que ver con el regreso a la patria. Entre las múltiples conversaciones sobre el mismo tema, surgía imponente el trillado tópico de la pesadilla que es vivir en Nueva York y la delicia que es vivir en Lawrence -según los expertos en el tema ya que han tenido la fortuna de haber vivido en las dos partes... Me abstuve de hacer algún comentario; eso hubiera sido una provocación ya que éste es el sentir de la mayoría de los presentes y desentir hubiera sido un pecado capital. Así es que me limité a observarlos y a ver cosas que ellos no podían ver por ser partes intrínsicas de éstas.

Definitivamente, lo mejor del viaje fue haber pasado tiempo con la familia y haber descansado bastante, ya que tenía unas cuantas semanas que en "Express Mode". Sin embargo, lo que más disfruté, sin lugar a duda, fueron las tres horas y media de viaje escuchango mi música favorita, y el presenciar el despertar de los infinitos colores del otoño apoderándose de los árboles que bordeaban la carretera.

12 comentarios:

  1. Jajaja, por lo menos te hizo recordar algunas cosas de tu tierra; Lemisol, calisos y aguacates....
    Es un mundo totalmente distinto para alla.

    Good to have you back.

    ResponderEliminar
  2. DIABLO ALEX SI ES GUILLAO, CUANDO YO COMENCE A LEER, NO HABIA NINGUN COMENTARIO...

    por sierto... deja tu afan de cosmopolita, que yo apuesto y casi aseguro, que te terminaste balñando con tu jarrito :D

    me gust muco tu post! como siempre, brutal!

    ResponderEliminar
  3. Lawrence es bien aunke medio trankilon digo demasiado a mi me gusta el area de Boston he estado alla varias veces y me encanta me gustaria mudarme a esa ciudad cuando termine los estudios...
    que risa con los calisos y el cubo de agua jijiji....pero es verdad that town is soooo dominican...i love that
    yo tambien estuve por alla hoy...acabo de llegar hace un ratito

    PS:long time ke no te escribia
    Sonia es que he estado muy ocupada con la uni y el trabajo te me cuidas...Ciao!!!

    ResponderEliminar
  4. tenia que hacerte compañia!!!!

    me imagino ocmo te sentias, rara, verdad?, pero nah.

    lo mejor fue que no discutiste sobre el tema, porque tenias la de perder, estaban en el pay de los otros.

    yo me he hecho la misma pregunta que tu: será q deje de ser dominicano?

    ResponderEliminar
  5. Je, Je…

    Hoy visite a unos familiares en el Bronx. Me pasé el día con ellos, y el asunto predominante en las conversaciones que escuché fue “porque en Santo Domingo esto y en Santiago lo otro” o “me quiero comprar un apartamento en tal sitio para cuando yo esté visitando”.

    Sonia, creo que nuestro familiares tienen el mismo síndrome, “Extrañandus Dominicus Agudo”.

    Ciao.

    ResponderEliminar
  6. "...Seguí rumbo al baño, y me encontré un jabón Irish Springs, un lemisol y un acondicionador La Fiel." -atabex

    El inmigrante dominicano: Merecido homenaje.

    PS: How could you?...to be so close...Shame on you,now I have to wait 'till next year?
    (stalking mode ON)

    ResponderEliminar
  7. Ese es un debate que cualquier dominicano tiene entre su mente cuando está "allá"... el que las costumbres se pierdan o no....

    Es algo "raro" como dicen los chicos.... pero es asi... y se siente muy extraño, te lo digo como viajante not-so-regular.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Te dire por que te leo. No es para enterarem de que tu familia esto y lo otro y de que se yo que cuantas cosas mas escribimeos los blogueros.Yo te leo por la ultima frase , tus tres horas de viaje oyendo tu musica preferida y todo lo que disfrutas ,tu sientes de verdad.

    ResponderEliminar
  9. Me has trasladado verdaderamente al pasado.

    Sonia creo que muchas veces cuando uno viene a este país y se adapta lo mejor posible a la cultura al ambiente norte americano se pierde un poco de lo nuestro. Yo he sido tildado de no ser dominicano un milló de veces. Creo que gracias a la escritura he podido retomar el camino de la dominicanidad e ir aprendiendo a valor lo que tenemos, ese mangucito, esa bachata, ese caliso y el cubito de agua.

    Yo cuando escucho una bachata o un merengue donde sea me siento bien, porque siento que el sentirse dominicano va más allá de un oceano.

    No solamente eres dominicana, eres una ciudadana del mundo, a través de tus letras eres capas, o somos capaces de transmitir ese sentimiento.

    Te me cuidas mucho.

    Aproposito cuales artistas venías escuchando en tu coche?

    ResponderEliminar
  10. Oyeme, pero lo que tu fuiste fue una teletransportacion, jejeje... Entiendo en cierta forma lo que dices, porque aca me he juntado con viejos amigos y veo como que no encajo en su mundo: yo ya casado, profesional y responsabilidades y ellos todavia en la uni, en la chercha y en discoteca y eso...

    ResponderEliminar
  11. el viernes.
    gracias, y te deseo lo mejor tambien.
    un abrazo.

    ResponderEliminar