domingo, 23 de julio de 2006

Mi paraíso perdido

Hace casi quince años que fui expulsada de este paraíso terrernal; sí, yo también fui seducida por la serpiente al morder la manzana de los sueños. Un día lluvioso de otoño cambié mi isla por una opulenta selva de cemento: New York. Al descender a la ciudad, me pareció ser un frío infierno, impregnado de soledad, de desolación, de dolor... pero luego sin saber cuando, descrubrí que seríamos cómplices, amigas inseparables en cuyos hombros lloría mis más profundas penas y celebraría mis más anhelados logros. Esta ciudad se ha convertido en mi hogar, bajo su amparo me he vuelto mujer, he madurarado, me he caído y me he lenvantado mil veces. Pero a pesar de todo lo que Nueva York es para mí, hay días en que quiero dar marcha atrás, y regresar a ese día lluvioso de otoño en que le di la espalda a mi mundo en busca un sueño; días en que tengo ganas de refugiarme en ese edén perdido -rebozante de vida y de belleza- que se llama República Dominicana; días en que me apetece sentir el agua de sus playas recorrer todo mi cuerpo, y quedar saciada de todo rastro de sed.... hay días que añoro que sus vientos cálidos purifiquen mi putrefacción, y entonces, besar la noche a la luz de la luna hasta que el sol me aranque de sus cabellos...

24 comentarios:

  1. se bien lo que se siente!

    Pero nada!

    Nuestro paraiso sigue en el mismo lugar!

    Ciao

    ResponderEliminar
  2. Nueva York siempre me va a impactar. Es ciertamente, un símbolo de la pujanza norteamericana, el "american dream", con una intravenosa de millones de inmigrantes. Ciudad llena de contrastes como los que nos describes. Una auténtica Babel. La Roma moderna donde se dan cita todas las aventuras culturales, artísticas y multiculturales.

    Pero ahora, no sólo símbolo del poderío norteamericano, sino también simboliza su vulnerabilidad con los atentados.

    En fin. Espero pronto pueda conocer NY.

    Un saludo desde otra megalópolis, Ciudad de México: ciudad de contrastes abismales entre ricos y pobres. NY también los tiene. Me pregunto porqué siempre existen tales desigualdades.

    ResponderEliminar
  3. Hola Sonia me gusto muchísimo leer tu post, sabes tu paraíso es un paraíso que enamora al que lo visita, realmente me fascina ese país y yo si Dios no dispone otra cosa cambiare esta ciudad cosmopolita por esa isla bella de quisqueya, me mudo el próximo año para allá, mi esposo es dominicano y ya decidimos cambiar este bullicio por el ruido del mar y de los pájaros que canten en los verdores del campo, esos vecinos fríos de acá por aquellos que están llenos de calor humano, eso nos hace falta acá!

    gracias por pasar por mi blog y espero seguir intercambiando letras contigo siempre.

    ya sabes aquella es tu casa también amiga.

    ResponderEliminar
  4. A mi muchas veces me pasa lo mismo...
    En esta ultima Semana he deseado con todo mi corazon estar en esa isla tan hermosa la cual al contrario de aqui me ofrece paz, descanso, tranquilidad, y una union con la naturaleza como en ningun otro lugar...

    ResponderEliminar
  5. Yo no conozco ese lindo paraiso, pero el 30 de Agosto llegare alla y pienso recorrer esa linda isla palmo a palmo, tengo un mes para que " Mi gordo " dominicano me la enseñe, el me habla de lo linda y maravillosa que es.
    Un beso Sonia.
    Naty.

    ResponderEliminar
  6. pUES YO TENGO UNAS GANAS BÁRBARAS DE IR A nUEVA yORK

    ResponderEliminar
  7. Orales, ahora conosco un poco mas de ti..

    a veces buscamos algo en otro pais o fuera de nosotros mismos, cuando todo lo que necesitamos esta dentro de nuestra alma...

    ResponderEliminar
  8. Ciertamente es un PARAISO. Mi mujer y yo tenemos intención de viajar a Punta Cana en las próximas vacaciones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Ojala cuando cierres los ojos puedas sentir que estas en ese paraiso y llenar tu alma de felicidad.

    Eres muy bella :)

    ResponderEliminar
  10. Tuve la oportunidad de conocer Republica Dominicana y es genial, parajes muy hermosos y gente muy simpatica... dbee costar dejar eso.


    Yo por mi parte no dejaría Viña del Mar, hare todo lo posible porque ello no ocurra.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola Sonia:

    Haciendo click con el ratón en la blogsfera, me encontré éste, el tuyo.

    Nueva York. Dos casos vienen a mi mente: El relato de Kafka en América y una nota del diairo de ayer: En Queens llevan seis días sin electricidad, por la elevada demana de ésta en el uso de aparatos de refrigeración para amortiguar las altas temperaturas. Vivir en una megaloplis así tiene sus grandes riesgos y sus multiples y variados atractivos. Disfrutalos ahora que vives allí.

    Que bella la evocación del paraíso del que partiste. Si no lo hubieras hecho no lo sabrías.

    Estoy encantado de conocerte, por lo que publicas aquí.

    ResponderEliminar
  12. la nostargia nos embarga cuando recordamos nuestra republica,pero la felicidad nos cobija cuando sabemos que la tenemos ahi,esperandonos....no volver no es opccion cuando partimos ,porque nunca la podemos olvidar,saludos sonia!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. hay un exilio que se vive desde adentro. aqui vivimos, y aqui nos sentimos desaraigados, ajenos a nuestra propia tierra. no es una cuestion de la distancia, es que nos han robado los sueños.
    saludos sonia, te agradezco mucho tu comentario y agradezco que le hayas dedicado tiempo. creo que si, que la cosa anda por ahi.
    cuidate mucho y recuerda que el paraiso no se quedó atras, el paraiso esta delante de nosotros.
    bye.

    ResponderEliminar
  14. Oe Sonia, daqui do Porto-Portugal; entrei, li este post e gostei. Se por um lado estás num país e especialmente numa cidade que foste aprendendo a gostar dela. Claro que a R. Dominicana será sempre a terra que te viu nascer, logo uma ilha tão bonita, tão encantadora.
    Que sejas muito feliz com o teu presente Nueva York e a Saudade dessa ilha tão famosa, para quem a visita.
    Espero-te nas minhas poesias http://zezinhomota.blogspot.com
    DO Porto-Portugal
    Saludos
    do ZezinhoMota
    Beso

    ResponderEliminar
  15. Lo siento en mi alma lo que dices.

    ResponderEliminar
  16. somos muchos los que hemos cambiado ese pedacito de tierra calida, por estos trozos de isla frias y faltas de calor humano....grrr

    ResponderEliminar
  17. Comparto tu sueño Sonia, pero sin darme cuenta RD se ha ido convirtiendo en un espejismo que se hace mas borroso con el paso del tiempo. Lo peor es que no quiero refrescar el recuerdo, quiero que se diluya en su totalidad... pero sigo siendo dominicano.
    Saludos cordiales,
    Jay

    ResponderEliminar
  18. No había entrado a tú blog, y en cierta forma me lamento,, me lamento porque me perdí por mucho tiempo de todos tus escritos,,, en los cuales encuentro mucho sentimiento,,, de todas formas ya estoy aquí..!!

    Cuenta con un amigo bloguero más,, y avisa cuando vengas a tú "paraiso",,,,!!

    Te sigo,,
    Z de V.

    ResponderEliminar
  19. Gracias a todos por sus palabras tan lindas. Es un honor tenerlos de lectores. Como son bastante, voy a dejar comentarios en sus blogs, ya que no quiero hacer otro post con mis repuestas, jajajja. Los veo en sus blogs, y también por aquí cuando regresen.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. AHi sonia, como me gustaria estar en Tenares hoy tanbien, aunque no naci alla, Amo a esa pedacisto de tierra

    ResponderEliminar
  21. UN paraiso privado.... nunca se pierde si, ahun no te extirpan el corazón....
    "Cogito ergo sum"...

    ResponderEliminar