sábado, 29 de abril de 2006

La fuente de la felicidad

Los seres humanos siempre andamos en busca de la respuesta a nuestra angustia existencial; añoramos alcanzar ese estado ideal que denominamos como felicidad. Sin embargo, nos pasamos la vida buscándolo y no lo encontramos porque lo buscamos en lugares ajeno a nuestro interior. Para muchos, ser feliz es lograr las cosas que nos ha dictado la sociedad: una pareja “ideal”, dinero, éxito, familia, fama, creencia religiosa, entre otras cosas. Sin embargo, hay quienes tienen todo eso, y siguen siendo profundamente infelices. No es que haya nada de malo en tener esas cosas, por supuesto que no, sin embargo, me resisto a aceptar que esas reglas establecidas sean la llave a la felicidad. Las personas más felices son aquellas que han buscado la fuente de la felicidad en lo más profundo de su ser, son honestas con ellas mismas, disfrutan de las cosas simples de la vida, tratan de vivir en armonía con el universo y todo lo que éste encierra. Felices son aquellos que entienden que la felicidad no se obtiene sino que se va construyendo constantemente con pequeños momentos... El éxito de esta fórmula radica en que no es uniforme, cada quien tiene que construir la suya de acuerdo a su medida…. El ser feliz no es una cualidad innata en el ser humano -aunque hay sus excepciones- la felicidad se debe construir día a día, transformando todo lo que nos toque vivir en una oportunidad para crecer como seres humanos. La felicidad no es gratuita, hay que luchar por ella, es un constante morir para renacer de nuevo, es saber levantarnos de nuestras cenizas -como el ave fénix.

Si aceptamos el postulado que la felicidad yace muy dentro de nosotros mismos, entonces podremos entender que nadie más que nosotros mismo puede hacernos felices. Es por ello que ni la pareja, ni el dinero, ni la familia, ni el éxito, ni nada es la respuesta a ese vacío que llevamos dentro; dichas cosas sólo pueden complementarnos porque todas son ajenas a nuestro interior, y por lo tanto no pueden ser la fuente de nuestra dicha. Ninguna de esas cosas son constantes ni siquiera la vida lo es-, como dirían Gracián “no hay estado, sino continua mutabilidad; Hobbes “La vida no es otra cosa que movimiento;” Quevedo, “.. huyó lo que era firme, y solamente/ lo fugitivo permanece y dura.” Es decir que la única constante es el cambio. ¡Cuánta razón hay en estas frases! Los seres humanos tendemos a aferrarnos a cosas o a personas que ya "han mutado," y por lo tanto no están con nosotros… Es importante aceptar que todo está en constante evolución -el hombre y lo que lo rodea- y por lo tanto, el ir en contra de esa ley es muchas veces la causa de nuestra infelicidad. Es por esta razón que lo que nos hace feliz hoy no necesariamente nos llenará mañana, y aunque no lo entendamos así debe de ser. No hay que olvidar que vivimos una vida condicionada por la sociedad, y esto en muchos casos nos lleva a negarnos a nosotros mismo como individuos para satisfacer moldes que no han sido diseñados para nosotros. Para ser felices debemos vivir en perfecta armonía entre lo que verdaderamente somos por dentro y lo que aparentamos ser por fuera. Si por el contrario existe una discrepancia entre esos dos yo -el auténtico y el creado- vivimos en un estado de desasosiego, de infelicidad, ya que no somos sinceros con nosotros mismos. Para vivir felices debemos aceptar que en nosotros el cambio es lo único permanente -lo entendamos o no-, y que la felicidad hay que buscarla en nuestro interior; ya que nuestro interior siempre irá a la par con lo que en esencia somos, independientemente de la situación en la que nos encontremos.

11 comentarios:

  1. estoy totalmente de acuerdo contigo la verdadera felicidad esta en el fondo de nuestro ser, no esta en las cosas materiales, eso es lo menos.

    Espero que te mejores, no te vi ayer y me dijeron que estabas esfermita. mejorate!!!!

    hey y porque tu link no esta en mi blog, si tienes uno de los blogs que mas me gusta!!!

    ResponderEliminar
  2. La felicidad es una nesecidad entre los humanos y nos lleva a pasar de tunel en tunel y de situaciones a otras en su busqueda.Siempre es bueno buscarla en conjunto y tratar de llevarla lo mas expansiva posible,pero algunos la llevan una forma muy particular a sus semejantes justificando todo tipo de atrocidades y barbarie,la felicidad diria yo es sentirse feliz de ver a los demas felices,besos sonia y que mejores!

    ResponderEliminar
  3. Primero hay que ser feliz con uno mismo para luego poder ser féliz con los demás. Claro, la felicidad en sí es relativa para muchas personas y por culpa de esa "felicidad" es que hay tantos problemas. Por ejemplo, hay los que son felices viviendo una vida sencilla como tambien hay personas que son "felices" haciendo guerras con otras personas (o paises).

    Por eso hay que tener cuidado con esa "relatividad" o "punto de vista" con el cual las personas definen la felicidad. La felicidad de muchos puede ser la tristeza de otros. Claro, para poder diferenciar lo que es una felicidad "buena" y una felicidad "mala" primero hay que dejar de ser un poco ignorante.

    Como dice Máximo: "la felicidad diria yo es sentirse feliz de ver a los demas felices", estoy de acuerdo con eso. Debo agregar también que toda felicidad termina con una tristeza buena.

    Cuidate y sigue mejorandote!!

    ResponderEliminar
  4. Por extrañas coincidencias de la vida, termino casi siempre relacionando al béisbol con lo que leo :-). Esto es lo que dice uno de los poetas del béisbol al respecto:

    "El dinero no lo es todo en la vida. Hay cosas mucho más importantes. Pero yo no las tengo porque son muy costosas". Yogi Berra.

    Es difícil ser feliz, peor aun cuando no sabemos que es lo que nos hace feliz

    ResponderEliminar
  5. Tal como lo expones con tanta elocuencia, la respuesta a la felicidad está dentro de cada uno de nosotros, solo necesitamos un poco de espiritualidad para acercarnos a ella. No obstante para muchos, buscar dentro de ellos equivale a renunciar a muchas cosas a las cuales se han aferrado y no están dispuestos a renunciar por miedo a desajustarse al molde que les impone la sociedad.
    Lamentablemente las religiones del occidente se han encargado de dar a la espiritualidad un marco de expiación catalogando el desprendimiento material como "sacrificio" y esta palabra está asociado con una imagen mental de sufrimiento y perdón. En el oriente, sin embargo, las religiones utilizan la espiritualidad y el desprendimiento material como pasos inevitables hacia la liberación y la felicidad.
    Cuando aprendamos a ver la espiritulidad como liberación en lugar de sacrificio, entonces empezaremos a ver la claridad en el camino hacia nuestra propia felicidad.
    Excelente tu blog, gracias por enlazarme.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. muy alentadoras tus palabras.
    Aunque a veces nos hagamos sordos, ciegos y mudos.

    Ciao

    ResponderEliminar
  7. atabex

    La gente le hecha la culpa de su infelicidad a otros..es mas facil, porque asi no tenemos que empezar a ver que hay adentro de uno mismo...

    La felicidad empieza aqui, adentro mio, y asi podemos hacer felices a otros. No al revez.

    Buen post.

    petra

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Dr.Lacxos, De acuerdo! Gracias por tus buenos deseos, ya no me muero, recuerda que yerba mala nunca muere!

    Máximo,
    El obtener la felicidad en base a la infelicidad de otra conlleva una deuda pendiente con la vida... . Gracias por tus buenos deseos!

    Kragos, Bienvenido1
    De acuerdo no todos elegimos los mismos caminos, ni tampoco el mismo destino. Sin embargo creo que a medidas que tienes equilibrio en tu vida, contribuye al equilibrio del universo. Gracias por tus buenos deseos1 ya estoy mejor!

    Alex,
    Para por lo menos intentar ser felices debemos hacernos un autoexamen y descubrir que nos hace feliz. Ese es el primer paso. A veces es más fácil saber lo que nos hace infelices, y a partir de ahí se van aclarando las cosas. Un abrazo

    Salamandra,
    Qué honor que me visites! Espero que vuelvas. siempre te leo, creo que tenemos muchas cosas en común, por lo menos nuestra conciencia política y de la justicia social.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de las realigiones de occidente y la la espiritualidad.

    Baakanit,
    Gracias por tu comentario. No te pierdas!!

    Petra,
    Es muchísimo más fácil buscar culpables que afrontar nuestras propias fallas.
    Un abrazo,
    Ya te visitaré, he estado ausente, vuelvo pronto!!

    Un abrazo a todos :)

    ResponderEliminar
  10. Muy deacuerdo con lo que has expuesto...muchas veces nos aferramos a cosas que en realidad no nos hacen felices, queremos manejar nuestras vidas y construir algo para satisfacer a los demas y para que la sociedad lo vea bien...cuando en realidad en nuestro interior somos infelices...Felices son aquellos que entienden que la felicidad no se obtiene sino que se va construyendo constantemente con pequeños momentos...me encanto esta linea...muy bueno esto

    ResponderEliminar
  11. Sonia,

    Ya llegue a mayo, pronto comentare acerca de tu multa por ir a 83 millas en zona de 20--a que playa te dirigias, Jones Beach?
    Sera que la felicidad se "construye?" Si la vida es devenir, y lo constante es el cambio, como construir? No es el construir otra forma de aferramiento? Construir castillos de arena.
    Milan Kundera habla de la felicidad en sus libros, especialmente en La insoportable levedad del ser; para el la ligereza del alma, un "registrar" constante, provee un distanciamiento filosofico y emotivo que abre las puertas a una ligereza del vivir. Lo contrario de esto es, claro, la pesadez del alma--lo que tu llamas las convenciones de la sociedad. Cuantos de nosotros, sin embargo, tenemos el valor para vivir por encima de esas convenciones? Por otro lado, te cuento, Sonia, que la bachata es probablemente una de las formas mas poeticas de expresar esa tension entre la ligereza y la pesadez. La musica es triste (me recuerda lo que se dice en cuanto al origen de la tragedia en Grecia), el baile mismo tan ritualizado, con ese golpecito del tacon al final mientras los bailarines se mueven para atras; la seriedad de los que bailan la bachata, ese ir y venir, el balance necesario para crear harmonia, la profunda felicidad cuando acaba y uno regresa al tiempo--es como hacerle el amor al aire. Un abrazo a ti y a tu pavo.


    P.D. Que piensas tu del uso de subterfugios? Eso de Fernando dolio un poco pero ya esta olvidado.

    ResponderEliminar